En artículos anteriores hablamos de las diferentes reacciones del organismo ante las sustancias, llamadas alérgenos, que provocan esta respuesta inapropiada en el cuerpo de algunas personas.

Escribimos sobre cómo podríamos reconocer los síntomas cutáneos más comunes y a como tratarlos. Por otra parte aprendimos a identificar y tratar correctamente los síntomas gastrointestinales que pueden provocar estos alimentos.

Hoy desde Plan-A queremos escribir sobre los síntomas respiratorios en las alergias alimentarias.

¿Cómo podemos identificar estos síntomas respiratorios que podrían manifestarse tras ingerir algún alérgeno?

Normalmente los estornudos consecutivos, con mucosidad clara abundante es uno de los síntomas respiratorios más comunes, podría ir acompañado de congestión nasal. El lagrimeo y el picor en los ojos también forman parte de estos síntomas, todos estos son los más comunes cuando hablamos de una posible alergia alimentaria.

Otros síntomas más graves pero afortunadamente menos comunes son el asma y el edema de glotis, que consiste en una inflamación de la garganta que dificulta la entrada del aire y provocan también alteraciones en la voz.

Rinitis, tos, estornudos, sibilancias. Dificultad respiratoria (tiraje). Ruidos respiratorios anormales. Son ejemplos de posibles manifestaciones respiratorias de una alergia alimentaria.

¿Qué es la anafilaxia?

La anafilaxia es una afectación multisistemática, lo que significa que es un conjunto de dos o más síntomas de los mencionados anteriormente.

En el caso de afectación hemodinámica la anafilaxia podría evolucionar a un choque anafiláctico provocando una bajada de tensión, arritmia, desfallecimiento e incluso colapso vascular. Este cuadro requiere atención urgente inmediata y supone un riesgo de muerte.

Debemos tener en cuenta cómo afectan los alérgenos en las personas. Un mismo alérgeno alimentario no produce los mismos síntomas ni con la misma intensidad en la misma persona. Por este motivo no debemos confiarnos.

Aunque en las reacciones sufridas con anterioridad fueran leves, las que sucedan en el futuro pueden ser más importantes. Otro aspecto a tener en cuenta es que los síntomas tampoco ocurren con la misma rapidez entre las distintas personas o incluso en la misma. Por lo general suelen aparecer inmediatamente tras la ingesta o el contacto con el alérgeno en cuestión, pero por otra parte podrían pasar horas hasta la manifestación de la alergia alimentaria.

Otro punto a determinar es la cantidad de este alimento, algunas personas reaccionan ante la ingesta de cantidades mínimas, como por ejemplo trazas del alérgeno en el alimento implicado que resulta indetectables analíticamente.

Desde Plan-A te recomendamos siempre que acudas a tu médico en caso de molestias o irregularidades tras el consumo de determinados alimentos.


En Plan-A contamos con amplia experiencia en formación online. Disponemos de los mejores cursos de seguridad alimentaria. Con asesoría Plan-A puedes hacer tu curso de alérgenos e intolerancias alimentarias y obtener tu título oficial para empezar a trabajar ya!!

Para más información y estar al día puedes seguirnos en Facebook o Twitter.


 

Share This