• Generic selectors
    Exact matches only
    Search in title
    Search in content
    Search in posts
    Search in pages
  • La formación en riesgos laborales es un elemento esencial para el éxito de una política de prevención. Los programas de formación son exigidos por ley a los empleados. Pero, una vez realizada una primera formación, ¿podemos olvidarnos de esta exigencia?,¿habría que volver a realizar nuevos cursos PRL en algún momento? Estas preguntas nos llevan a considerar el tema de la caducidad de cursos PRL.

    Formación PRL como obligación legal

    Como decimos, la formación en riesgos laborales es una obligación legal. En concreto se encuentra establecida en el artículo 19 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, sobre Prevención de Riesgos LaboralesLa responsabilidad del cumplimiento de este punto se atribuye al empresario. Es este, por tanto, quien debe garantizar que los empleados realicen los cursos prácticos y teóricos, adecuados y suficientes, sobre la prevención de riesgos en el lugar de trabajo.

    El objetivo de que la formación PRL sea demandada por ley es garantizar la protección del trabajador; ya que la formación adecuada permite que los trabajadores conozcan los riesgos que pueden afectar a su seguridad o su salud en el lugar de trabajo y tomen medidas proactivas para eliminarlos o mitigarlos. De este modo, implica también disminuir los costes que las empresas asumen para la atención de incidentes y accidentes, así como de multas o sanciones impuestas por organismos reguladores.

    Caducidad de cursos PRL

    La ley no especifica ningún periodo de validez o de caducidad de cursos PRL. Esto se podría deber a la consideración de que el conocimiento adquirido no se pierde con el paso del tiempo. Por el contrario, se refuerza con la práctica diaria.

    Aunque esto no carece de sentido común, es preciso tener en cuenta que existen otros factores cuando queremos garantizar la seguridad en el trabajo. No solo es posible que haya ciertas medidas que puedan olvidarse, o que la experiencia haga que el empleado adquiera demasiada confianza en su puesto, de modo que disminuya las medidas de precaución recomendadas. Además, puede haber evolución de la tecnología, crecimiento de la empresa, cambios de puesto de trabajo, entre otras variables, que justifican que el trabajador se someta a un proceso de actualización en el área de prevención de riesgos laborales cada cierto tiempo.

    Al parecer, según se plantea en algunos ámbitos,  ese plazo adecuado de renovación podría ser cada 5 años, aunque no responde a un criterio legal y por tanto no hay caducidad de cursos PRL. Se considera que este es un periodo razonable en el que la dinámica laboral hace que pueda ser necesario este repaso y actualización de contenidos.

    Cursos PRL de carácter oficial

    Cuando buscamos formación en riesgos laborales, lo más importante es asegurarnos de que esta sea de carácter oficial para que recoja el enfoque y las medidas de seguridad establecidos en la normativa. De ese modo, se obtiene una certificación válida ante la ley, y, sobre todo, se ofrecen las garantías necesarias a los empleados en su seguridad.

    Más allá de eso, desde la regulación no se impone ninguna modalidad de formación en particular. Los programas pueden ser virtuales o presenciales y las empresas pueden impartir la formación por sus propios medios o contratando el servicio con una entidad especializada en tal función.

    Desde Asesoría Plan-A ofrecemos dos modalidades de Cursos PRL de carácter oficial, ambos regulados por lo dispuesto en el Real Decreto 39/1997 y avalados por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Andalucía:

    Estos programas de formación son totalmente virtuales, de modo que quien los realiza puede acceder a los contenidos cómodamente desde casa y en el horario que considere oportuno. Además, se trata de cursos muy económicos que solo hay que pagar una vez se supere el test final.

    Formarse o actualizarse en riesgos laborales es muy fácil. Escoge ya el curso PRL más adecuado en tu caso.

    Share This