En este post os vamos a contar cuales son los distintos planes o documentos obligatorios en los planes simplificados de higiene, documento de obligado cumplimiento en las empresas alimentarias de todo tipo, y detallaremos brevemente en que consiste cada uno de ellos.

Documentos obligatorios en los planes simplificados de higiene:

Plan de agua de consumo humano

Este es uno de los documentos obligatorios en los planes simplificados de higiene, con el que controlaremos el buen abastecimiento de agua de nuestro establecimiento. En todos los casos deberemos contar con agua potable de la red de nuestro municipio, y en caso de no llegar ésta a nuestro establecimiento, contaremos con un sistema potabilizador de la misma. Habrá que controlar el cloro y las características organolépticas del agua.

Plan de limpieza

Se pretende controlar la adecuada limpieza y desinfección no sólo de nuestro establecimiento en sí, si no también de todos los utensilios y maquinaria y el correcto aseo de los propios trabajadores. Importante contar con productos de limpieza autoriazados sanitariamente.

Plan de mantenimiento de equipos y útiles

Muchas y diversas son las herramientas y los equipos a controlar, tales como equipos de frío, maquinaria de transporte, maquinaria en la cocina,… Todas ellas deberán ser revisada en jornada laboral para su correcto uso y funcionamiento.

Plan de plagas

Controlar los roedores y las plagas no es nunca tarea fácil. En este plan se detallas las medidas protección y prevención ante tal amenaza. No obstante cabe destacar que la actuación de fumigación, desinsectación o desinfección de nuestro establecimiento nuca deberá ser llevada a acabo por nosotros mismos sino por una empresa autorizada y un técnico competente.

Plan de manipuladores de alimentos

Otro de los importantes documentos obligatorios en los planes simplificados de higiene, corresponde al plan de manipuladores de alimentos. Se controlará cómo, cuando, donde y quién ha recibido la formación de Manipulador de Alimentos en el establecimiento y no sólo eso, igualmente se crearán unas pautas y unas buenas prácticas de manipulación adecuada a nuestro negocio

Plan de trazabilidad

Sin duda alguna uno de los planes más importantes, si no el que más. Controlaremos el origen y el destino de los alimentos controlando lo que se llama la trazabilidad del mismo. Datos como el lote, proveedor, cantidad, fecha de caducidad… etc serán algunos de los conceptos a controlar dentro de la denominada cadena alimentaria, desde el origen del alimento hasta el consumidor final.

Plan de residuos

Todos los desechos generados por la actividad de nuestra negocio también deben ser controlados para que no supongan por una mala gestión de los mismo un peligro para el consumidor.

Plan de control de temperaturas

Son muchos los establecimientos alimentarios que cuentan con equipos de conservación de alimentos bien en frío (botelleros, neveras, cámaras frigoríficas…) o en caliente. El objetivo de este plan es controlar en todo momento la temperatura de conservación del alimento para que no se vea alterado como, por ejemplo, al romper la cadena de frío. Es un plan de vital importancia en la industria alimentaria.

Se puede adaptar algunos planes más como, por ejemplo, el plan de gestión de alérgenos e intolerancias, pero por lo normal los planes anteriormente mencionados son los que componen los denominados planes simplificados de higiene.

Share This